Évole, el Dylan de Cornellà

El revuelo que se ha montado con la emisión del programa de Jordi Evole “Operacion Palace” nos lo explica claramente twitter: Anoche TT mundial y a estas horas aun figura en el top 10 de España. La cantidad de personas que se han sentido ofendidas/indignadas/traicionadas por el documental-ficción en cuestión, y por consiguiente por Evole, es lo que me mueve a escribir estas lineas.

Desde su emisión, se le está comparando con Orson Wells y su “Guerra de los mundos”, o con su reconocida inspiración, el fake del falso viaje a la luna. Pero a mi, desde que empecé a leer en las redes los cabreos del personal patrio y que no paraban de multiplicarse, quien me vino a la cabeza fue aquel Bob Dylan repudiado por sus seguidores, que no comprendían ni admitían que Boby saliera al escenario……..  con una guitarra eléctrica. Volveré a esta comparación más tarde.

Bajo mi punto de vista, si Evole pudo engañarnos (aunque por diversos motivos no me encuentro en ese grupo) es principalmente por dos motivos, por un lado se trata de un episodio de la historia de España sobre el que no se ha arrojado demasiada luz, aún no sabemos realmente qué fué lo que pasó, y lo permitimos. Si todo lo que pasó por aquellas fechas estuviera meridianamente claro para los españoles, no solo no hubiera podido engañarnos, es que ni siquiera se lo habría planteado. En segundo lugar nuestra desinformación endémica unida a nuestra predisposición a creernos todo lo que nos interesa creer. Nadie recordaba a D. Santiago Carrillo, hablando de aquel día y cómo temía por su vida?.

Leo que ha defraudado, que ha engañado, que algo tan grave no se puede tomar a broma, que ha ofendido, que se pasó lo suficientemente mal como para frivolizar….. Bien, por un lado yo no vi frivolidad ni humor, vi simplemente una recreación televisiva de una teoría que alguien había tenido, si es cierto que con ánimo de confundir (creo), pero con los suficientes detalles delatores como para no creérselo durante mucho tiempo. Yo también viví ese día, tampoco lo pasé bien, e incluso un tiempo después, durante mi “mili”, tuve que hacer guardias en la prisión militar donde estaba recluido el capitán Acera. Allí vi muchas cosas, pero se quedan para otra entrada. Y no, no me sentí ofendido, ni engañado. Con respecto a hacer humor sobre aquello, recuerdo haber visto en una librería madrileña, no más de diez dias después, un libro titulado “los chistes del golpe” (o algo así), pero claro, entonces no había twitter.

A Dylan se le calificó como cantante “protesta”, se analizaban las letras de sus canciones, muchos se sentían inspirados por él a la hora de movilizarse, pero él siempre lo negaba, siempre decía “yo solo hago música”. No le sirvió de nada. Algo parecido veo con Jordi Evole, le vi empezar de “follonero” en TV3, los primeros Salvados  y su tono “canalla”, dió otro paso y con su nuevo Salvados se convirtió, seguramente sin pretenderlo, en un abanderado de la indignación. Con el programa de ayer, muchos de sus seguidores piden su cabeza.

Me imagino a Evole diciendo a todo el mundo, como un Dylan de Cornellà…. “yo solo hago televisión”. La traición es patrimonio de los amigos, y la capacidad de defraudarnos solo la poseen quienes son depositarios de demasiadas espectativas, bien por la cantidad, o bien por no corresponderles.

Jordi, sigue haciendo la TV que imaginas, mientras puedas. A mi me vale, que tampoco es que sea muy de abanderados.

Nada más, un saludo a todos.